top of page

Daniella Castagno, vicepresidenta de AVACI: “estamos al servicio de otras sociedades”


Por Ulises Román Rodríguez


La guionista Daniella Castagno, presidenta de la Sociedad de Directores, Guionistas y Dramaturgos de Chile (ATN), recientemente elegida como vicepresidenta de la Confederación Internacional de Autores Audiovisuales (AVACI) y miembro del Consejo Ejecutivo de la Federación de Sociedades de Autores Audiovisuales Latinoamericanos (FESAAL) habla de su nuevo rol, la refundación de AVACI y brinda un anticipo de lo que serán las Asambleas Generales anuales de las organizaciones FESAAL y AVACI, que se realizarán los días martes 5, miércoles 6 y jueves 7 de noviembre de 2024 en la Ciudad de México, con las sociedades locales SOGEM y SOMEDIRE como miembros anfitriones de este histórico encuentro que se perfila como la reunión y encuentro más importante de autores y sociedades de Guionistas y Directores audiovisuales a nivel mundial.


Acerca de este nuevo desafío, la guionista chilena ponderó la impronta de la FESAAL y aseguró que “fue FESAAL lo que les inspiró a emprender un camino en el plano internacional por una necesidad de abrirnos al mundo”. 


Por otra parte, Castagno, también habló acerca de sus objetivos como vicepresidenta de AVACI, entre los que prioriza “una mayor unidad en el sector, poder recuperar la esencia de la organización, conteer a las nuevas generaciones y motorizar una mayor participación de mujeres en la toma de decisiones”.


En diálogo con AV Creators News, la presidenta de ATN manifestó: “abriría todo este camino convocando a las nuevas generaciones a perder el miedo y luchar por los sueños”. Y recordó una de las frases utilizadas durante la campaña de la organización que decía: “dejemos de ser invisibles”.



-¿Cuáles son los pilares fundamentales para la refundación de AVACI?

-Esta refundación era esencial para andar los caminos que tenemos que andar, pero también por una necesidad de unidad y de conocimiento. Por la cantidad de años que nos conocemos, sabemos cuáles son los problemas que tuvo que enfrentar cada Sociedad en cada país y los obstáculos que se han tenido que saltar para avanzar. En algunos países hay obstáculos desde lo político, en otros desde lo legal y técnico o la falta de unidad entre sus propios socios.  En esta refundación estamos recuperando nuestra esencia. Sabíamos que había cosas que no nos podíamos permitir, entonces volvimos a nuestra raíz, porque incluso nuestro idioma (castellano) había quedado completamente de lado.


-Respecto a su rol como vicepresidenta de AVACI: ¿cuáles son los principales desafíos que demanda el cargo?

-Hay cosas más valóricas y otras más técnicas. En cuanto a lo valórico, lo primero es la unidad. Tenemos que caminar juntos y estar de la mano, super unidos, porque eso es lo que nos ha fortalecido para avanzar. Otro desafío también es el conocimiento del escenario en el que nos estamos moviendo: cuáles son las necesidades de las otras sociedades que van a integrar AVACI y trabajar en conjunto para ayudar y cooperar con ellas, como se hizo con quienes integraron FESAAL. Nosotros en Chile, desde lo que me tocó vivir como presidenta de ATN, tuvimos todo el apoyo de estas organizaciones para surgir, para tener un peso y para que nos tomaran en serio. Lo mismo tenemos que hacer en las sociedades emergentes que nos necesiten. Por ejemplo, si hay una sociedad de África que necesita nuestro apoyo, para eso estamos al servicio de otras sociedades. Por eso creo que para que AVACI pueda avanzar es fundamental la unidad, el conocimiento del escenario en el que estamos trabajando y la fuerza técnica de cada departamento. Sabemos que la lucha es compleja pero ya hemos aprendido un poco cómo es el camino. Entonces lo que sabemos, que no se nos olvide.



-¿Cuáles considera que son las mayores dificultades con las que se enfrentan para lograr esos objetivos?

-Creo que uno siempre tiene que permanecer atento y estar dispuesto para amoldarse a los distintos cambios. Pero también aprender y utilizar los conocimientos previos. Las generaciones que vivimos los cambios desde el cine, la televisión, el cable, el internet, el streaming, cada vez que algo surgió escuchamos la frase “hasta aquí no más llegamos”. Y no es así: hemos aprendido a navegar en otras aguas. Siempre vienen tormentas, pero por eso creo que uno tiene que enfrentarlas. Lo más difícil depende del momento, de la situación, del país, de la política… depende de mil factores. Nada es fácil, nunca lo ha sido. Pero siento que tenemos personas súper valiosas dentro de nuestro AVACI que me hacen creer profundamente en ellas.


-¿Qué representa que un cargo tan importante esté ocupado por una mujer?

-Me encantaría que esto no fuera “algo especial”, pero sí lo es porque somos una gran minoría dentro de los medios en todo el ámbito de producción, de trabajo. Sin embargo, creo que la mirada de una mujer siempre es distinta a la de un hombre y por eso somos una buena combinación. Sabemos que los objetivos que tenemos son los mismos y yo siento que nosotras tenemos una sensibilidad diferente, que siempre es un aporte. También me parece que tenemos que convocar a más mujeres. Cuando me nombraron, recibí el llamado de mujeres de todas partes y tuve la sensación de que esto era muy importante para muchas otras. Fue ahí que me di cuenta del peso, porque cuando me nombraron vicepresidenta, lo tomé como parte del trabajo. Entonces siento que me voy a apoyar en muchas otras mujeres escuchándolas, estando atenta a lo que para ellas es importante. Pero no solo siento que represento a las mujeres, sino a toda la gente que ha trabajado en FESAAL porque me siento una obrera más de esta construcción que hemos hecho a lo largo de los años. 



-En cuanto a tu trayectoria como guionista y con la experiencia por las responsabilidades que tienes y has tenido ¿qué se le puede aportar a las nuevas generaciones de directores y guionistas que quieran ser parte de la FESAAL?

-Entre los primeros objetivos debe estar el de convocar y recibir a la gente con los brazos abiertos. Porque nosotros nos tuvimos que encontrar en todo el camino con brazos cerrados y teníamos que pedir que nos escuchen. Entonces, el primer aprendizaje, es que tenemos que estar con los brazos abiertos y convocar sin restricciones. Puede entrar todo el mundo, estamos abiertos a todos. Si alguien quiere armar una sociedad, toda la trayectoria que uno tiene puede servir para ayudar a que otros procesos se puedan acelerar. Tenemos que abrir los brazos, convocar, dar el espacio, dar soluciones técnicas, prestar nuestra ayuda y cooperar. Pero también hacerles saber que no están solos, porque cuando uno parte en este camino, se siente que está tremendamente solo. Y lo que nos lleva a avanzar es que somos personas soñadoras y quienes estamos acá, somos los mismos creadores de las sociedades.



Desde tu punto de vista: ¿cuáles deberían ser los puntos esenciales de la doble asamblea FESAAL / AVACI que se realizará en la Ciudad de México?

-Lo que más me gustaría sería poder vernos y abrazarnos. Me parece esencial la unidad y la convocatoria. Y lo que más utópicamente quisiera, aunque no fuese tan utópico, es recibir a otras sociedades de gestión, a otros países, para que AVACI pueda crecer cada vez más. Abrirnos, pero sabiendo cuál es nuestra esencia, para tratar de fortalecernos y no de cambiarnos o moldearnos al gusto de otros. Tenemos que ser nosotros, los creadores, quienes digamos cuáles van a ser las reglas de juego, me parece esencial. Pero otra cosa que me encantaría llevarme, además de la unidad, del fortalecimiento y del abrazo, es la incorporación de nuevas sociedades de gestión de otros países, de los lugares más recónditos del mundo. Por otro lado, también me gustaría que las mujeres pudieran tener un rol protagónico en este encuentro. Que estemos bien adelante y no estemos más atrás. Que podamos estar a la par. Pero yo podría asegurar que en FESAAL y en AVACI las mujeres ya tenemos un rol fundamental.



Comentarios


bottom of page